Courier del Orinoco # 39

Noticias del 16 al 23 de octubre 2020

Editorial

«Nadie ha hecho tanto por los negros en Estados Unidos como Donald Trump, con la excepción probable, y sólo probable, de Abraham Lincoln». Así respondió el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a los ataques de Joe Biden, durante el segmento dedicado al problema de la segregación racial en ese país, en el segundo y último debate sostenido entre ambos candidatos presidenciales esta semana. Trump agregó además, que él era la persona menos racista sobre el plató; lo que por supuesto, en el post-debate, atizó las críticas que se le hacen al Presidente por sus afinidades con los postulados del supremacismo racial a contrapelo de la emergencia del movimiento Black Lives Matter y de una intensa conflictividad social resultado de la violencia policial contra la comunidad afroamericana. 

No obstante la estridencia de estas afirmaciones, la verdad es que el gran tema del encuentro fue, una vez más, la gestión sanitaria de la pandemia por Covid-19, lo que le dió la ocasión a Biden de fustigar nuevamente a su contrincante sobre la base del saldo trágico de más de 220 mil fallecidos y ya casi 9 millones de contagiados. Al respecto, Trump insistió en referirse al Covid-19 como el virus chino y volvió a manifestarse ampliamente satisfecho por los resultados tanto en materia sanitaria como económica. Esto trajo consigo, por un lado, la discusión acerca del sistema de previsión social y la cobertura de salud de los ciudadanos norteamericanos, y la consecuente polémica sobre el ObamaCare; y por otro lado, llevó al tema del paquete de auxilio que, a decir de Trump, habría sido diseñado para favorecer a los estados gobernados por los demócratas. En este sentido, ambos candidatos se refirieron a las negociaciones que se adelantan en el Senado y que habrían sido obstaculizadas por unos y otros en el transcurrir de las últimas semanas, por razones obviamente electorales. 

Así mismo, el debate permitió abordar el tema de la política exterior, lo que brindó la ocasión para que los candidatos se acusaran mutuamente de sostener relaciones tanto con Rusia como con China motivados por el interés del lucro personal. Biden cuestionó además el género de relaciones que Trump habría entablado con Corea del Norte, lo que le permitió a Trump vanagloriarse no solo de no haber iniciado una nueva guerra, sino además de haber comenzado la repatriación de miles de soldados estadounidenses. También en materia de política exterior se abordó el tema migratorio, a propósito del cual Biden enfiló sus ataques contra la política de separación de las familias que ingresan clandestinamente al territorio de Estados Unidos.

El otro tema relevante de la noche fue el cambio climático, tema sobre el cual los candidatos expusieron argumentos esencialmente de índole económica, y se mostraron cautelosos de no confrontar los intereses de los grandes industriales y petroleros. 

El debate se cerró con un breve discurso sobre las bondades de sus respectivos programas de gobierno y las promesas de mayor empleo y bienestar para todos. 

El balance general de los medios apunta a reconocer un debate más político, más sosegado en sus formas, aunque igualmente muy centrado en las acusaciones personales. 

Fuera del debate entre los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, vale la pena resaltar que la designación de Amy Coney Barret a la Corte Suprema de los Estados Unidos, en sustitución de la jueza Ruth Bader Ginsburg es prácticamente un hecho, toda vez que el siguiente paso es la votación en el senado, donde su nominación ya cuenta con los votos necesarios. No es inútil recordar, que la designación de Barret es tanto más trascendental que ella definiría la mayoría absoluta de los conservadores en el seno de la institución y esto definitivamente favorecería a Donald Trump en caso de que sea requerido el pronunciamiento de la Corte para zanjar los resultados de las elecciones del próximo mes de noviembre.

Por otra parte, tal y como se desprende de los temas abordados en el debate, esta semana los temas económicos recogidos por la prensa siguen siendo: las negociaciones de un nuevo paquete de auxilio que contribuya a paliar los efectos de la pandemia, los niveles de desempleo y el comportamiento de los mercado bursátiles en la víspera de unas elecciones presidenciales tan complejas como controvertidas.

En lo que se refiere a las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, esta semana transcurrió en el registro habitual de la confrontación, en estos días muy anclado en el espacio de la Organización de Estados Americanos (OEA) y muy influido por el discurrir de la campaña presidencial en Estados Unidos. En este sentido, la prensa recoge la expectativa de la comunidad latina, en particular la venezolana, y obviamente de los actores políticos venezolanos ante un eventual cambio de administración de la Casa Blanca o de la renovación de la administración actual; destaca la poca efectividad de la política de Trump de cambio de régimen en Venezuela; la beligerancia del Secretario de Estado, Mike Pompeo; así como la reunión de un alto funcionario del gobierno de Trump con el gobierno de Nicolás Maduro que habría tenido por objetivo negociar la salida del Presidente venezolano.

En fin, en materia petrolera, esta semana la prensa recoge un importante número de análisis con respecto al cierre de este año para la industria petrolera y las expectativas de mantenimiento del acuerdo OPEP+. Los análisis recogidos siguen coincidiendo en la perdurabilidad de las dificultades por efecto de la contracción económica mundial resultado del impacto de la pandemia, en los niveles de saturación del mercado, las dificultades acrecentadas del sector de refinación y los vaivenes de la industria del gas entre los avances de la infraestructura y las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Evolución de la Pandemia Covid-19

Política Interior de EE.UU.


Podcast y canales


En las redes

Política Económica de EE.UU.


Podcast y canales


En las redes

Relaciones Venezuela – Estados Unidos


Podcast y canales

Actualidad Petrolera Mundial

Ir a la barra de herramientas