Courier del Orinoco # 40

Noticias del 16 al 23 de octubre 2020

Editorial

¿Quién ganará las próximas elecciones presidenciales de los Estados Unidos? ¿Joe Biden, del partido demócrata o Donald Trump, actual Presidente de los Estados Unidos, y abanderado del partido republicano? La prensa, abiertamente pro Biden, ha publicado esta semana múltiples encuestas que le darían al candidato demócrata una ventaja de entre 4 y 17% dependiendo del estado, mientras que el comando de campaña republicano se sigue mostrando seguro del triunfo de Donald Trump y ha menospreciado sistemáticamente los resultados de las encuestadoras. No obstante, más allá de la guerra de encuestas, lo cierto es que los medios se han convertido esta semana en un hervidero de pronósticos y de análisis sobre la campaña, la votación anticipada y el voto por correo. Además, por supuesto, de los análisis sobre el voto en las comunidades afroamericana e hispana, las tendencias de los electores jóvenes y de los mayores, de las mujeres pero también del estadounidense promedio, así como la votación por estados, y en particular de los estados decisivos. Igualmente, se han ocupado en ponderar el impacto de la pandemia en sí misma y de la gestión sanitaria de la administración Trump, y el eventual efecto que tendría en el resultado electoral, el dramático cierre de las discusiones sobre un nuevo paquete de auxilio a los desempleados y las pequeñas y medianas empresas. Un escenario, en sí mismo complejo, que se vio a mediados de la semana afectado por un nuevo desafuero policial que cobró la vida de otro ciudadano afroamericano, esta vez en la ciudad de Filadelfia, en la que obviamente no se hicieron esperar las protestas callejeras. 

La prensa da cuenta así mismo de la designación definitiva de Amy Coney Barret en la Corte Suprema, quien debió enfrentar desde esta misma semana una agenda de tema controversiales que iban desde las declaraciones de impuestos de Donald Trump hasta el derecho al aborto, todo lo cual en víspera de un resultado electoral que se anuncia cerrado y polémico y que podría requerir el concurso de la máxima instancia judicial del país para definir en última instancia el ganador de estos comicios.

En medio de esta efervescencia los candidatos Joe Biden, del partido demócrata y Donald Trump, por el partido republicano, han estado pugnando hasta el último momento en sucesivos mítines, pero también en las redes: evocando las principales líneas de sus respectivas campañas y reiterando sus ataques contra el adversario, en un último esfuerzo por conquistar la mayoría de los electores. No cabe duda, que los Estados Unidos se aprestan a vivir unas elecciones controvertidas cuyos resultados, más allá del efecto que tendrán en ese país, traerán consecuencias para toda la región y más.

En materia económica, destaca la caída de Wall Street, atribuida tanto a la víspera electoral como a las previsiones de un aumento en el número de contagios por Covid-19, y al efecto causado por la publicación del plan económico quinquenal de la República Popular China en el mercado bursátil europeo y que habría entonces precipitado la propia caída de Wall Street. La prensa especializada, también se ocupó esta semana de ventilar numerosos análisis y pronósticos sobre los planes económicos de ambos candidatos. Sin embargo, la noticia más relevante es sin duda el crecimiento de más de 30 puntos porcentuales de la economía estadounidense y que se inscribiría en el proceso de recuperación post-pandemia. Si bien es cierto que esta es una estimación que debe ser leída con muchas precauciones, lo relevante en la víspera electoral es su peso en el voto de los electores hasta ahora indecisos.

En lo que se refiere a la relación entre Estados Unidos y Venezuela, el tono de confrontación aumentó significativamente esta semana, por un lado, en virtud de las declaraciones de Elliot Abrams, representante especial para Irán y Venezuela de la Administración Trump, sobre la presunción de que Irán podría estar comerciando misiles con Venezuela y que en ese caso, los Estados Unidos habrían de eliminarlos, de ser necesario, en el territorio venezolano. Más allá de la evocación a la crisis de los misiles que se vivió entre Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba en plena guerra fría en los años sesenta, la gravedad de tales declaraciones tiene que ver con que ponen de nuevo en primer plano las amenazas de una agresión militar contra Venezuela y que ello tiene sobretodo un fin electoral en el marco de la agenda política interna de los Estados Unidos, y está por lo esencial dirigidas a los grupos hispanos más radicales del disputado estado de Florida. Por otro lado, pero en el mismo registro confrontativo, el gobierno del Presidente venezolano Nicolás Maduro, denunció un ataque armado contra la refinería de Amuay que habría afectado una importante instalación, en tiempos en los que el gobierno se esfuerza por recuperar parte de su capacidad de producción de combustible  y declara contar con apenas 20 días de reserva de gasolina. Además, la situación se mantiene tensa en cuanto al desarrollo de las venideras elecciones parlamentarias, desde ya desconocidas por importantes factores de la oposición venezolana, la mermada OEA y la administración estadounidense. En fin, la “fuga” de Leopoldo López, importante dirigente opositor que permanecía en las instalaciones de la Embajada del Reino de España en Venezuela desde el fracasado intento de golpe de Estado de abril de 2019, agregó un nuevo desencuentro entre los gobiernos de Venezuela y España.

En cuanto al tema petrolero, la prensa especializada reporta esta semana una nueva caída del precio del crudo en el marco de una creciente complejidad de la industria y del mercado. Los analistas destacan que esto ocurre en el marco de los efectos de la pandemia por Covid-19, pero además en tiempos en los que el petróleo ha dejado de ser un bien escaso cuya producción puede, sin embargo, resultar abrumadoramente costosa; en particular, para aquellas economías, que, como la venezolana, sufren el rigor de medidas de coerción unilateral. Además, los medios se hacen eco esta semana tanto de los análisis del cierre del año como de los pronósticos para el año entrante en cuanto a los acuerdos OPEP, que en términos generales se espera sean reconducidos.

Evolución de la Pandemia Covid-19

Política Interior de EE.UU.


Podcast y canales


En las redes

Política Económica de EE.UU.


Podcast y canales

Relaciones Venezuela – Estados Unidos

Actualidad Petrolera Mundial

Ir a la barra de herramientas