Courier del Orinoco # 43 – 44

Noticias del 14 al 27 de noviembre 2020

Editorial

Después de la vorágine de las últimas semanas de campaña electoral en Estados Unidos, y las controversias iniciales en torno al resultado de las elecciones, estas últimas dos semanas han transcurrido en un ambiente de tensa calma. Si bien las dudas que persistían sobre los resultados en algunos estados se han ido disipando progresivamente y consecuentemente varios de estos estados ya han declarado en firme el triunfo de J. Biden, y de hecho ya se han iniciado los procedimientos para la transición de la administración de la Casa Blanca, lo cierto es que el actual Presidente aún no ha aceptado públicamente su derrota. Queda esperar que en los días a venir, en la medida en que se cumplan las numerosas etapas previas a la investidura del nuevo Presidente, la transición termine de producirse sin mayores sobresaltos.

En estos últimos días destaca, por otra parte, la trágica cifra de más de 270 mil víctimas fatales por Covid-19 en suelo estadounidense desde que comenzó la pandemia, y las escandalosas cifras de contagio que no cesan de aumentar alcanzando cifras de hasta 200 mil nuevos casos diarios. La gravedad de la situación sanitaria ha obligado a mitigar las esperanzas que surgen con cada nuevo anuncio de la industria farmacéutica sobre los avances en la producción de una vacuna contra el virus, y a ponderar con sentido de realidad las posibilidades de una vuelta a la “normalidad” y consecuente recuperación económica. 

De hecho, nótese que en materia económica, las informaciones más relevantes tienen que ver, por un lado, con los planes de la dupla Biden-Harris para reactivar la economía y el temor de que en la urgencia por controlar la situación sanitaria la nueva administración opte por “cerrar” nuevamente el país; y por el otro lado, con el extraordinario optimismo que la expectativa de la producción y aplicación inmediata de vacunas eficaces ha imprimido al mercado bursátil. Por lo demás, en un primer momento, la prensa dio amplia cobertura a las declaraciones del actual Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, sobre las magnitudes que deberían alcanzar los planes de auxilio para efectivamente contribuir con una recuperación acelerada de la economía; para luego, en un segundo momento, trasladar su atención al anuncio de la sustitución de este funcionario por Yanet Yellen, quien entre 2014 y 2018 se desempeñara al frente de la Reserva Federal. 

A medio camino entre la política interna estadounidense y las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, la prensa recogió en los últimos días la insólita denuncia de Rudy Giuliani y Sidney Powell, abogados de Donald Trump, según la cual el “fraude” cometido sería el resultado de una vieja conspiración en la que habría estado implicado el propio Presidente Chávez quien habría instruido la manipulación del software de las máquinas de votación (!). Si bien a estas alturas el equipo de D. Trump parece haber execrado definitivamente a S. Powell de su entorno, lo cierto es que tan inverosímil denuncia, colocó por un momento a Venezuela de nuevo en el centro de la agenda de la política interna estadounidense. 

Así mismo, destaca la designación por parte del Congreso de los Estados Unidos de James Story como embajador ante el gobierno de J. Guaidó, a quien ha reconocido como “Presidente” de Venezuela. Al respecto, es importante recordar que desde hace 10 años no hay en Venezuela embajador de los Estados Unidos, y que James Story ha fungido en ese contexto como Encargado de Negocios de una sede diplomática virtual que opera fuera del territorio venezolano. Con su designación se ha establecido que Story asumiría el cargo de Embajador de Estados Unidos en Venezuela pero despacharía desde Bogotá, en Colombia, manteniendo su presencia en Venezuela a través de las redes sociales. Tal designación luce, además de atípica, como un último intento de la administración Trump por sostener la estrategia de poder dual. 

El otro tema importante de estos últimos días sigue siendo el de las medidas de coerción unilateral que Estados Unidos ha impuesto contra Venezuela, su devastador impacto en la sociedad venezolana y las estrategias que el gobierno del Presidente Nicolás Maduro estaría implementando para evadir las sanciones, en particular, con la intensificación de los intercambios comerciales con Irán y Turquía, pero también con la reactivación de la exportación de crudo hacia China. En fin, la prensa recoge un debate muy importante, y que en las últimas semanas ha adquirido nuevamente centralidad: el de la dolarización como recurso para estabilizar la economía venezolana. Esto a propósito de las negociaciones que habría iniciado el Estado venezolano con la banca nacional para normalizar la circulación de la divisa en Venezuela y de los escandalosos y acelerados niveles de devaluación del Bolívar frente al dólar.

En materia petrolera, estas últimas semanas se han caracterizado por el incremento sostenido del mercado global de combustibles, gracias a la recuperación económica de China y los mercados asiáticos, y esto a pesar de la disminución del consumo en Europa y Estados Unidos. Y es que China estaría incrementando la importación de petróleo tanto para completar la reactivación de sus refinerías como para la construcción de inventarios aprovechando los todavía bajos precios. Precios que han comenzado a incrementarse (franqueando la barrera de los 45$) en la expectativa de que se mantengan las cuotas de producción de la OPEP+, se materialice una vacuna contra el Covid y siga disminuyendo la producción petrolera en los Estados Unidos. País en el cual no solo ha mermado la producción de crudo sino que además han comenzado el cierre de refinerías poco rentables ante la imposibilidad de garantizar los volúmenes necesarios para operar en sus capacidades normales. No obstante, las estimaciones sobre el futuro de la recuperación de la demanda apuntan a que no se alcanzarán los valores anteriores a la pandemia del COVID19, entre otros aspectos por el incremento de los recursos petroleros y gasíferos disponibles a nivel mundial, y por las medidas de descarbonización emprendidas en Europa que estarían impulsando el desarrollo de energías renovables, y consecuentemente impulsando planes de inversión intensiva para el desarrollo de la producción de hidrógeno, así como para la producción de energía solar y eólica.

Evolución de la Pandemia Covid-19

Política Interior de EE.UU.


Podcast y canales


En las redes

Política Económica de EE.UU.


Podcast y Canales

Relaciones Venezuela – Estados Unidos


Podcast y canales

Actualidad Petrolera Mundial

Ir a la barra de herramientas