Courier del Orinoco # 50

Noticias del 2 al 8 de enero de 2021

Editorial

¡Asalto al Capitolio! Las escenas de este miércoles 6 de enero, en las que manifestantes pro Trump asaltaban el Capitolio en Washington D.C. podrían ser las de cualquier película Hollywoodense, salvo quizás por el hecho de que los asaltantes no eran terroristas con nombres extranjeros y porque tras el humo de las lacrimógenas no apareció ningún superhéroe defensor de la democracia. Los protagonistas de las escenas del asalto al Capitolio eran ciudadanos estadounidenses partidarios del Presidente Trump que convencidos del fraude electoral y arengados por el propio Presidente en ejercicio, tomaron las calles para defender lo que creen que se les ha arrebatado. El lado circense de las escenas, por más entretenidas que puedan resultar, no es sin embargo, lo más relevante de este nuevo capítulo de la política interna de los Estados Unidos: lo ocurrido este miércoles es un hito muy significativo en la vida política de este país por cuanto revela, una vez más, las heridas de una sociedad profundamente segregacionista y racista y la responsabilidad de un liderazgo como el de Donald Trump en la polarización y radicalización de la sociedad; pero además porque se inscribe en la continuidad de las profundas contradicciones que enfrentan a republicanos y demócratas, globalistas/liberales y republicanos/chauvinistas. 

Es probable que este evento se vea ahora como un evento aislado pero si se le analiza en el contexto de las manifestaciones del año 2020, no será difícil comprender que la próxima administración de la Casa Blanca habrá de hacer frente a un clima social altamente conflictivo y una elevadísima tensión política, en el que tendrán un rol muy importante tanto las facciones de la derecha más extremista como los movimientos sociales más radicales. Esto es lo que en gran medida explica los destemplados llamados a un impeachment tardío que permita castigar política y moralmente a Trump por la osadía de cuestionar el sistema político de los gendarmes del mundo, desestabilizando el sagrado estatus quo del país más poderoso del hemisferio occidental.

Este escenario, impensable en otros tiempos, es tanto más complejo que los Estados Unidos enfrentan la más severa de las recesiones económicas de los últimos 90 años. Solo en el mes de diciembre se contabilizó la pérdida de 140 mil empleos que a decir de los expertos no se recuperarán por lo pronto pues estiman que el primer trimestre de este año 2021 la recuperación económica será aún más lenta que en el último trimestre de 2020.

En lo que se refiere a la relación entre Estados Unidos y Venezuela, se mantiene la expectativa sobre el curso que la administración Biden le de a su política exterior. Por lo pronto, la salida de la administración Trump y el silencio sobre Venezuela de la administración Biden, ha permitido un cierto deslinde de la Unión Europea de los preceptos de Washington. Si bien la Unión Europea ha dejado claro que no reconoce al nuevo parlamento venezolano, también ha retirado su reconocimiento a J. Guaidó como Presidente Interino, lo que en definitiva contribuye a cambiar el elenco de interlocutores. 

En materia petrolera, esta semana los precios del petróleo cerraron con el valor más alto desde febrero del 2020 producto de la decisión de Arabia Saudita de reducir su producción en 1 millón de barriles diarios durante los meses de febrero y marzo de 2021. Esta decisión permitió que la conferencia de la OPEP+ autorizara el incremento de producción de 130.000 barriles diarios a Rusia y Kazakhstán a partir de febrero. Esta decisión será revisada en la próxima reunión de la OPEP+ el 4 de marzo. Entretanto, los inventarios de crudo en almacenes flotantes están disminuyendo debido al incremento de demanda en Asia. Así mismo, las bajas temperaturas del invierno favorecen el incremento de consumo de gas en China y Japón, por lo que Rusia duplicará las exportaciones de gas natural a China. Por su parte, China ha iniciado el desarrollo de campo de gas de esquisto (fracking) en Sichuan. Por otra parte, esta semana destaca el avance en la construcción del Nordstream2. Las obras de tendido de tubería en el mar en las costas alemanas finalizó y el 15 de enero comienzan los trabajos en las costas Danesas. En fin, resalta el hecho de que Canadá alcanzó un nuevo record de producción de crudo extrapesado (arenas bituminosas) al extraer 3,16 millones barriles diarios.

Evolución de la Pandemia Covid-19

Política Interior de EE.UU.


Podcast y canales


En las redes

Política Económica de EE.UU.


Podcast y Canales

Relaciones Venezuela – Estados Unidos

Actualidad Petrolera Mundial


Ir a la barra de herramientas